¡Oh día, levántate!
Los átomos danzan,
las almas, arrebatadas de éxtasis, danzan,
la bóveda celeste, a causa de ese Ser la Danza.
Te diré al oído hacia donde conduce su danza:
Todos los átomos que hay en el aire y en el desierto
compréndelo bien-
están enamorados como nosotros
y cada uno de ellos, feliz o desdichado, se encuentra
deslumbrado por el Sol del alma incondicionada.

Poeta sufí Jala-od-Din Rumi, sigloXlll

viernes, 29 de junio de 2018


SOL Y LUNA












El Sol y la Luna  siempre fueron para mi una fuente de inspiración. Hay muchas historias acerca de estos astros, a mi personalmente esta historia de amor imposible entre ellos no me resuena mucho. 


Si que encuentro en ambos unas cualidades muy reveladoras, la Luna en conexión al elemento agua, el Sol en conexión al elemento Fuego. 
El poder cíclico de la Luna, el poder abrazar todas nuestras partes, los movimientos internos, la luz y la sombra, los diferentes estados, sentir todo, lo más y lo menos agradable, aceptarlo y abrazarlo nos hace ser más completas, más plenas.
La intensidad del Sol, irradiante, cálido y poderoso. Expande su luz, abraza el todo, da vida y fuerza vital en esa danza del día y la noche.
Ambas habitan en nuestro interior, nos influyen y nutren, danzan y se expresan. y juntas gozan de una unidad orgástica y nos "otorga una potencia cósmica" muy transformadora.












Muchas veces se cae mucho en que la Luna esta conectada solo a la mujer y el Sol esta conectado solo al hombre. Para mi esto es algo muy genérico que no comparto. Siento como mujer ambas energías en mi. Si que creo que mi energía ancestral como mujer en muchos aspectos es diferente que la del hombre.
Las marcas de socialización quedan alojadas en el cuerpo según el género. En los hombres, la responsabilidad histórica y social ha dejado huellas en su cuerpo. 












Jung dice que los hombres son masculinos por fuera y femeninos en su interior, mientras que las mujeres son femeninas exteriormente y masculinas por dentro.
Las mujeres son receptivas por fuera pero penetrantes y duras en su interior, y los hombres son agresivos y fuertes por fuera pero blandos y protectores por dentro. 
Esta visión de Jung me parece cuestionable, para mi no es ni blanco, ni negro, más bien conecto con la energía ying-yang y entiendo la complegidad de la vida que se manifiesta a través de nuestros cuerpos y como ambas danzan en nuestro interior, en algunas personas se manifiestan ciertas cualidades con más intensidad y en otras menos.
Ambos estamos desarrollándonos en un comportamiento amoroso más igualitario, para ello es importante revisar y trabajar la disociación caraterológica que se produce entre corazón y pelvis en ambos géneros, que constriñe la experiencia de entrega y placer. De esta manera podremos sentir de manera más total. Cuando el cambio es auténticamente vital-vivencial, la autorregulación corporal se restablece.



















Esto nos permite irradiar energía llena de pureza, de belleza, de gratitud, solidaridad, hermandad, unidad y respeto por la vida que somos, por todo lo que nos vive y conseguimos apasionarnos por cada instante y latir en conexión a la naturaleza, para poder vincularnos desde ahí con el otr@. 













Si deseas indagar en estos aspectos y esta energía te resuena, te invitamos a venir a nuestro próximo Intensivo de Verano Sol y Luna, del 15 al 19 de Agosto en el Balneario "El Paraiso" Manzanera. Teruel

1 comentario:

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Facilitadora de Biodanza, en el sistema Rolando Toro, Maestra de Reiki y Licenciada en Bellas Artes.